El primer producto con el que queremos experimentar es el filamento para impresión en 3D. Para quien no esté familiarizado con este campo, la impresión 3D es un método para fabricar piezas que se fundamenta en añadir capas de material (filamento) sobre una cama y progresivamente ir construyendo la pieza que se desee obtener. 

Se coloca una bovina de filamento en la impresora, haciendo pasar el hilo hasta el extrusor, que lo calienta hasta una temperatura determinada. Una vez fundido, la boquilla deposita el material fundido sobre una cama, donde la pieza se va creando poco a poco.

Este campo es fascinante, sin embargo presenta numerosas desventajas desde el punto de vista ecológico. Para empezar, el plástico que se suele utilizar para el filamento, a pesar de ser reciclable y o biodegradable rara vez puede ser reconvertido en otro producto dada la dificultad de reunir una cantidad considerable de desecho de estos materiales. Para continuar, algunos filamentos están compuestos por un tipo de plástico proveniente de cultivos agrícolas, lo que es bueno porque lo hace biodegradable, pero para fabricarlos se consumen muchísimos recursos (agua, pesticidas, terreno…) Para finalizar, los productos relacionados con la impresión 3D generan gran cantidad de residuos, tanto en el packaging, pues el filamento viene envuelto en plástico y enrollado en unas bovinas que oscilan entre los 100gr y los 300gr de peso, como en las impresiones fallidas( pues como ya hemos dicho son muy difíciles de reciclar).

Por todo ello hemos visto interesante que este sea el primer campo en el que nos involucremos. Nosotros proponemos un filamento 3D que provenga de desechos ya existentes, favoreciendo la economía circular y el reciclaje, que presente un packaging más sostenible, con una huella de desecho mucho menor. Además queremos señalar como importante la reciclabilidad de nuestro producto, por esa razón queremos ofrecer un servicio de devolución de impresiones fallidas o retales de material a los que podamos darles una tercera, cuarta o décima vida.
Sin embargo esta idea del Ecofilamente está aún en una fase teórica debido a nuestro actual estado de confinamiento y a la falta de capital y maquinaria. Por ello os pedimos encarecidamente que nos apoyéis para hacer esta idea, y el resto de nuestra pequeña gran revolución realidad.